28 febrero 2014

Sobre la detención de David Miranda por Alexander Reed Kelly (Truthdig)

On the Detention of David Miranda 
por Alexander Reed Kelly (Truthdig
Sobre la detención de David Miranda
«Un tribunal de primera instancia del Reino Unido confirmó el miércoles la legalidad de la detención durante nueve horas de la pareja del investigador de la NSA Glenn Greenwald, David Miranda, bajo la Ley de Terrorismo de 2000, y negó el permiso para apelar la decisión. Greenwald comenta sobre los resultados en The Intercept.
Greenwald escribe:
"El Gobierno del Reino Unido alegó expresamente que la publicación de los documentos de Snowden (que el mundo libre llama "premiado periodismo") es en realidad equivalente a "terrorismo", la misma teoría que ahora se utiliza por el régimen militar egipcio para procesar a periodistas de Al Jazeera como terroristas. Felicitaciones al gobierno del Reino Unido por la ilustre compañía con la que una vez más se codea. Las autoridades británicas también han amenazado en repetidas ocasiones con perseguir penalmente a todos los involucrados en esta información, incluyendo a los periodistas y editores de The Guardian.

Equiparar el periodismo con el terrorismo tiene una larga y rica tradición. De hecho, como Jon Schwarz ha documentado, el Gobierno de EE.UU. ha denunciado con frecuencia a naciones por hacer exactamente esto. El pasado abril, la Subsecretaria de Estado Tara Sonenshine informó dramáticamente al público que muchas, en realidad terribles naciones represivas "abusan de leyes antiterroristas para procesar y encarcelar a los periodistas." Durante la visita a Etiopía en 2012, el subsecretario de Estado de EE.UU., William Burns, reveló públicamente que en las reuniones con funcionarios de esa nación, los Estados Unidos "expresa[ron] la preocupación de que la aplicación de las leyes contra el terrorismo a veces puede socavar la libertad de expresión y los medios de comunicación independientes." El mismo año, el Departamento de Estado informó que Burundi estaba procesando a un periodista bajo las leyes de terrorismo.
No debería sorprender a nadie que el Reino Unido no esté incluido, pero es uno de los líderes de este grupo de naciones que regularmente hace la guerra a las libertades de prensa básicas. En la década de 1970, el periodista británico Duncan Campbell fue procesado penalmente por el delito de presentación de informes sobre la mera existencia del GCHQ, mientras que su compatriota el periodista Mark Hosenball, ahora de Reuters, se vio obligado a abandonar el país. La monarquía no tiene garantía constitucional de la libertad de prensa. El gobierno del Reino Unido amenaza rutinariamente a los periódicos con todo tipo de sanciones por informaciones sobre la seguridad nacional que le desagradan. Su Ley de Secretos Oficiales, hace que sea increíblemente fácil de procesar a periodistas y otras personas por revelar todo lo que los funcionarios políticos quieren mantener en secreto. Por esa razón, fue capaz de forzar a The Guardian a destruir sus propias computadoras conteniendo el material de Snowden precisamente porque los directores del periódico sabían que los tribunales británicos servilmente cederían ante las peticiones de información por el GCHQ para poner fin a las informaciones del periódico.»