30 abril 2012

Eurodämmerung: el crepúsculo del euro
por Paul Krugman
"Durante los últimos años, comparar la evolución económica de Europa y la de EE UU se asemejaba a una carrera de cojos contra rengos; o, si lo prefieren de otro modo, una competición sobre quién puede pifiarla más a la hora de dar una respuesta a la crisis. Mientras escribo estas páginas, Europa parece llevar un pie de ventaja en la carrera hacia el desastre; pero démosle tiempo."

29 abril 2012


por Christo Komarnitski, Cagle Cartoons, Bulgaria, (Truthdig)

28 abril 2012

Slavoj Zizek: The Problem Is Capitalism
por Truthdig
Slavoj Zizek: El problema es el capitalismo
El problema al que se enfrenta hoy la humanidad, especialmente aquellos que toman las calles para protestar, es un sistema económico que fomenta y recompensa la codicia, dice el filósofo esloveno y critico cultural.

27 abril 2012

 "Uno de cada cuatro españoles está en el paro"

26 abril 2012

"Grecia tendrá que volver al dracma si Europa no actúa de forma racional"
por elEconomista.es
"El exministro de Finanzas griego ha dejado entrever la posibilidad de que Grecia tenga que salir del euro y volver a la antigua moneda, el dracma, si "Europa no actúa de forma racional". Asimismo, ha alertado de que el fin de la crisis económica aún está lejos."

25 abril 2012

Unplugging American From The Matrix
por Paul Craig Roberts (Information Clearing House)
Los estadounidenses han perdido el control de su gobierno, y los gobiernos que no son controlados por el pueblo no son democracias.

24 abril 2012

El suicidio económico de Europa 
por Paul Krugman (El País)
"La semana pasada, The New York Times informaba de un fenómeno que parece extenderse cada vez más en Europa: los suicidios “por la crisis económica” de gente que se quita la vida desesperada por el desempleo y las quiebras de las empresas. Era una historia desgarradora, pero estoy seguro de que yo no era el único lector, especialmente entre los economistas, que se preguntaba si la historia principal no será tanto la de las personas como la de la aparente determinación de los líderes europeos de cometer un suicidio económico para el continente en su conjunto."

23 abril 2012

Se les averió el sentido común 
por Irene Lozano (El confidencial)
Al presidente del Gobierno le gusta equiparar la economía familiar y la economía nacional. Presumiendo de sentido común, suele asegurar que el Estado no puede permitirse gastar más de lo que ingresa, como tampoco lo puede hacer una familia. Presentada con ese envoltorio de lo razonable, la analogía parece una obviedad, pero es una falacia. Primero, porque la macroeconomía no se puede trasponer a la pequeña administración familiar con esa ligereza. Segundo, porque las familias sí se endeudan, de lo contrario no podrían adquirir un bien como la vivienda. Tercero, porque gastar no es lo mismo que invertir y si nadie hubiera invertido en carabelas, Colón aún estaría esperando para zarpar hacia América. Por último, no está de más recordar que la mayor parte de la deuda española es privada -de familias y empresas- y no pública: no conviene dar ejemplo con un mal ejemplo.
El debate sobre el copago farmacéutico se nos presenta ahora también falseado, pretendiendo hacernos creer que hemos de elegir entre la opción del Gobierno -que paguen más medicinas los jubilados con mayor pensión- u otra peor, temible, inenarrable: que todos acabemos apoquinando para ir a la consulta del médico, a las urgencias o al quirófano. Con esos terrores, a cualquiera le dan la razón.
No se trata de cambiar la respuesta -y decir “no” al copago farmacéutico sin más-, sino de modificar la pregunta, algo mucho más complicado. La que urge formularse es si han de pagar medicinas los pensionistas o se deben suprimir las diputaciones. Dicho en toda su extensión: si preferimos eliminar el gasto superfluo y duplicado del Estado, antes de mencionar siquiera la Sanidad. Si queremos acabar con el gasto en amigantes y el tinglado del poder bipartidista, antes de considerar recortes en Educación. Si no sería más razonable perseguir de verdad el fraude fiscal, antes de suprimir la inversión en I+D+i. La elección parece tan obvia que produce sonrojo escribirlo. Pero ante la evidencia de que el sentido común no le alcanza a Rajoy, se lo pongo en su lenguaje: cualquier familia en sus cabales vendería un coche y compartiría el otro antes de racionarle las aspirinas a la abuela con la coartada de que sufre jaquecas por encima de sus posibilidades. No se pueden dejar intactos los grandes problemas, mientras se obliga a los ciudadanos a pagar más para recibir cada vez menos, hasta que lleguemos a pagar todo a cambio de nada.

22 abril 2012

Pour George Soros, "les dirigeants européens mènent l'Europe à sa perte"
por Clément Lacombe y Audrey Tonnelier (Le Monde)
 
Para George Soros, "los dirigentes europeos llevan Europa a la ruina" 
De paso por París, el financiero George Soros reflexiona sobre la crisis de la zona euro. Fustiga el peso del Bundesbank y apela a un cambio político radical. Visionario para algunos en razón de sus críticas del capitalismo, especulador sin escrúpulos para otros después de su ataque contra la libra esterlina en 1992, desarrolla sus ideas en su última obra, El caos financiero mundial.

21 abril 2012

Islandia se convierte en la envidia de Europa
por Inés Abril (El País)

"El análisis puede resultar simplista, pero los resultados están ahí. El FMI acaba de publicar su última revisión sobre el estado de Islandia y las previsiones dicen que este año su economía crecerá un 2,4%, con un consumo privado tirando al 3% y compensando la caída de la inversión pública fruto de las medidas de austeridad. Y es que, sí, la temida consolidación fiscal ha llegado a todas partes, pero en Islandia lo hizo "a su manera", en palabras del FMI. Proteger el estado del bienestar se puso por encima de todo."

20 abril 2012


por Emad Hajjaj, Cagle Cartoons, Jordan, (Truthdig)

19 abril 2012


por Daryl Cagle, Cagle Cartoons, MSNBC.com, (Truthdig)

18 abril 2012


por RJ Matson, The St. Louis Post-Dispatch, (Truthdig)
"Presidente Strangelove o cómo aprendí a
dejar de preocuparme y amar los ataques
de los aviones no tripulados"

17 abril 2012


por Tragicómix, (Rebelión)

16 abril 2012

Fällt jetzt auch Madrid?
por Karin Finkenzeller y Mark Schieritz (Die Zeit)

¿Caerá también Madrid?
La floja coyuntura económica podría obligar a España a refugiarse bajo el paraguas protector de Bruselas. Si esto sería suficiente, es algo que no está claro.

15 abril 2012

Zone euro : "Une libéralisation brutale est une solution illusoire"
Entrevista con Xavier Timbeau (Le Monde)

Zona euro: "Una liberalización brutal es una solución ilusoria
"P: ¿Por qué España no consigue sacar la cabeza del agua?
R: Para decirlo simplemente, porque se le continua a hundir la cabeza en el agua. Las medidas de restricción presupuestaria, sea por recortes en los gastos, aumento de la fiscalidad directa o indirecta, son considerables, frenando el crecimiento, hacen que el paro siga aumentando. Y el paro está en un nivel tan elevado que se desencadenan consecuencias catastróficas, como por ejemplo el aumento de la tasa de endeudamiento de los hogares españos ya sobreendeudados y arruinados."

14 abril 2012


por Tom Janssen, The Netherlands, (Truthdig)

13 abril 2012

Where We’re Going, We Don’t Need New Roads
por David Sirota (Truthdig)

Adonde vamos, no necesitamos nuevas carreteras
En vez de reforzar el transporte público, las ciudades construyen autopistas que destruyen los vecindarios, los coches llenan esas autopistas, y las ciudades entonces construyen más autopistas para aliviar el tráfico, y entonces todavía más coches inundan las carreteras, produciendo incluso más tráfico.

12 abril 2012

"A estas alturas no sé realmente lo que es la democracia"
por Manuel Cuéllar (El País)

Tim Robbins presenta en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá su versión del clásico de George Orwell '1984'.
"(Tim Robbins): -He hecho un experimento desde los últimos tres años. Me deshice de mi televisor. Ya no veo la tele. En la obra hay algo que los ciudadanos han de hacer delante de sus pantallas: mantener sus dos minutos de odio. Yo me descubrí teniendo mis dos horas de odio contra Bush frente a mi televisor todos los días y decidí que tenía que dejar de odiar. Me di cuenta de que fueras de la opción política que fueras, te sentabas delante del televisor a odiar. Y el odio genera división y mientras estemos divididos los que gobiernan serán más fuertes. Ellos fomentan la división porque saben que esa situación juega a su favor. Se mantendrán en el poder mientras los ciudadanos estemos divididos. Así que rechazo mis dos minutos de odio, rechazo la idea de odiar a nadie."

11 abril 2012

Empires Then and Now
por Paul Craig Roberts (Information Clearing House)

Imperios entonces y ahora
"Grandes imperios, como el Romano y el Británico, fueron extractivos. Tuvieron éxito porque el valor de los recursos y la riqueza extraída de las tierras conquistadas superaba el valor de la conquista y la gobernanza. La razón por la que Roma no extendió su imperio a Alemania no fue el poderío militar, sino el cálculo de que el costo de la conquista excedería el valor de los recursos extraíbles.
El Imperio Romano cayó porque los romanos agotaron los recursos y la mano de obra en guerras civiles combatiendo entre ellos por el poder. El Imperio Británico cayó porque los británicos se agotaron combatiendo a Alemania en dos guerras mundiales.
En su libro, The Rule of Empires (2010), Timothy H. Parsons, opone el mito del imperio civilizador a la verdad del imperio extractivo. Describe los éxitos en la extracción de recursos de los Romanos, el
Califato Omeya, los españoles en Perú, Napoleón en Italia, y los británicos en la India y Kenia. Para reducir el costo del gobierno en Kenia, los británicos instigaron la conciencia tribal e inventaron hábitos tribales que los beneficiaban.
Parsons no examina el Imperio Americano, pero en la introducción de su libro se pregunta si América es en realidad un imperio dado que los estadounidense no parecen obtener ningún beneficio de él. Después de ocho años de guerras y el intento de ocupar Iraq, todo lo que Washington ha obtenido por sus esfuerzos es una deuda adicional de varios billones de dólares y ningún petróleo iraquí. Después de diez años de una guerra de billones de dólares con los talibán en Afganistán, Washington no tiene nada que mostrar excepto alguna participación en el tráfico de drogas que podría ser usada para financiar acciones encubiertas de la CIA.
Las guerras de EE.UU. son muy caras. Bush y Obama han duplicado la deuda nacional, y el pueblo estadounidense no ha obtenido ningún beneficio a cambio. Ni riqueza, ni pan ni circo reciben los estadounidenses de las guerras de Washington. Por lo tanto, ¿de qué se trata?
La respuesta es que el imperio de Washington extrae recursos del pueblo americano en beneficio de unos cuantos poderosos grupos de interés que gobiernan EE.UU. El complejo militar-industrial, Wall Street, las corporaciones agrícolas y el lobby israelí usan el gobierno para extraer recursos de los estadounidenses que les sirvan para aumentar sus beneficios y su poder."

10 abril 2012

Understanding The Slave Mentality
por Brandon Smith (Information Clearing House)

Comprendiendo la mentalidad del esclavo
Hay muchos en este mundo que sonreirán ante la perspectiva de una pesadilla orwelliana sólo para entregarse alegremente a ella cuando llegue a todo color.

09 abril 2012


por Mike Luckovich, (Truthdig)
"Es una citación para testificar
contra tu profesor..."

08 abril 2012

Reducción del animal humano
por Víctor Gómez Pin (El País)

"Es simplemente insoportable que la polaridad entre trabajo embrutecedor y pavor a perder tal vínculo esclavo se haya convertido en el problema subjetivo esencial, en el problema mayor de la existencia. El tiránico orden social que posibilita tal cosa no es in-humano (sólo los humanos son susceptibles de forjar prisiones físicas o espirituales) sino literalmente des-humanizador, una máquina para impedir que los humanos seamos cabalmente tales."

07 abril 2012


por RJ Matson, The St. Louis Post-Dispatch, (Truthdig)
"NOBAMASANIDAD
"Yo,______________________________, decido libremente
no contratar ningún seguro médico para mí o mi familia.
NO SER REANIMADO
si yo, o alguno de los miembros de mi familia, pierde
la conciencia, deja de respirar, y requiere algún tipo
de asistencia urgente.
NO SER SOMETIDO A TRATAMIENTO NI YO
ni ninguno de los miembros de mi familia por ninguna
emergencia médica si el coste de la factura fuera
superior a ____________ dólares.
Soy un individuo libre y responsable
de mis propias decisiones.
Firmado____________."

06 abril 2012

El objetivo de la educación: La deseducación
por Noam Chomsky (Rebelión)

Noam Chomsky critica el actual sistema de enseñanza. Frente a la idea de que en nuestras escuelas se enseñan los valores democráticos, lo que realmente existe es un modelo colonial de enseñanza diseñado para formar profesores cuya dimensión intelectual quede devaluada y sea sustituida por un complejo de procedimientos y técnicas; un modelo que impide el pensamiento crítico e independiente, que no permite razonar sobre lo que se oculta tras las explicaciones y que, por ello mismo, fija estas explicaciones como las únicas posibles.

05 abril 2012

Les racines de la violence : réflexion sur les mécanismes de la barbarie
por Jan Philipp Reemtsma (Le Monde)

Las raíces de la violencia: reflexión sobre los mecanismos de la barbarie
"¿Cómo es posible que hombres «comunes» por no decir «padres de familia comunes», cometan atrocidades inimaginables, participen en masacres, maten no sólo a otros hombres, sino también a mujeres y niños, humillen, martiricen, torturen hasta la muerte a otros seres humanos en nombre de la ciencia? Esta pregunta nos preocupa. No obstante, es una pregunta inepta.
Inepta porque la respuesta es evidente: ¿Quién, si no hombres «comunes», pueden cometer tales crímenes? Basta con recordar los abusos del ejército francés en Vendée, pensar en las atrocidades cometidas por los conquistadores españoles, de rememorar las masacres de los soldados romanos en Galia. Todo aquello habría sido imposible si se hubiese necesitado involucrar a sádicos patológicos, si no hubiese estado disponible una gran cantidad de hombres dispuestos a usar la violencia, y todavía es así. Se trata de una lección antropológica tan fundamental que no debiéramos asombrarnos nuevamente (para olvidar la lección un instante después) al verla desplegada en los diarios, con las fotos de los torturadores con una sonrisa en los labios en un centro de tortura en Irak, o al descubrir los relatos sangrientos de las masacres perpetradas por tales o cuales milicias en Sudán u otras partes.
La verdadera pregunta es la siguiente: ¿Por qué nos planteamos con tal obstinación una cuestión tan inepta? La evolución cultural que calificamos de 'moderna', a saber la cultura occidental nacida de las crisis de los siglos XVI y XVII, se diferencia de otras culturas por el hecho de que ella ha condicionado el empleo de la fuerza a una legitimación necesaria. Razón por la que no ha dejado de ser, al menos por momentos, de una violencia extrema.
La pregunta sobre los 'padres de familia comunes' es la expresión de un problema que plantea a nuestra cultura el abismo que separa la norma de la realidad. Una faceta distinta de este problema se refiere a que intentamos saber cómo ha sido 'simplemente posible' que un país que ha producido el clasicismo alemán ha podido, a penas dos siglos más tarde, cometer actos de una barbarie inaudita aunque, incluso si no nos gusta admitirlo, los historiadores han dado una respuesta hace mucho tiempo.
Que el siglo XX produjera los excesos de violencia que hemos conocido es algo que no debería sorprendernos; lo que debería al contrario asombrarnos es por qué no hemos permanecido en ese estado: por qué hasta hoy la violencia no ha tenido la última palabra en la historia. Recordemos que Theodor Adorno o Thomas Mann -a los largo de los años 1944-1945- que no habría otro futuro que la continuación de la barbarie.
Por regla general, existe la confianza social. Ésa es la razón por la cual las sociedades son posible y por que, en definitiva, la vida continúa. La desaparición total de la confianza es algo raro. Se han encontrado las huellas de una crisis de este género en la época bizantina, bajo el reinado de Justiniano. Fue desencadenada porque no había producido el Apocalipsis previsto para el año 500. Los bizantinos se habían preparado hasta ese momento para el fin del mundo construyendo aún más iglesias, haciendo más donaciones a los monasterios, etc.; pero, cuando en la fecha fijada nada sucedió, los fenómenos interpretados hasta entonces como signos precursores del fatídico acontecimiento -guerras, epidemias y otra hambrunas- se vaciaron súbitamente de su sentido y acto seguido estalló un estado de locura colectiva.
Ninguna cultura es violenta o no violenta. En todas partes puede encontrarse una clasificación bastante simple. La violencia es prohibida, impuesta o autorizada. Una trifulca en un bar basta para llamar a la policía, pero tal no era el caso en el siglo XIX cuando, si alguien hubiera procedido así, se había expuesto a burlas. Hasta hace poco los padres tenían todavía el derecho a golpear a sus hijos, y los maridos, el derecho de violar a sus esposas.
Cuando entran en relación culturas cuya tipología de la violencia difiere, las consecuencias son dramáticas. Cuando los españoles y los aztecas se encontraron frente a frente, vieron alternativamente en el otro bando una banda de bárbaros cuya crueldad estaba más allá de lo imaginable. Unos capturaban prisioneros para extraerles el corazón, cocinar sus cuerpos y comérselos; los otros mataban por matar y dejaban los cadáveres pudrirse en el campo de batalla.
En otro tiempo, la pena de muerte se justificaba por sí misma. Hoy, sus partidarios defienden que no se puede “desgraciadamente” o “desgraciadamente no todavía” renunciar a ella. Hoy en día, si se castiga, es como medida preventiva para evitar la violencia. En el pasado, las guerras pertenecían al orden de lo evidente. Hoy, vamos a la guerra para prevenir (a otros) guerras más graves. Todo esto demuestra que la era moderna ha hecho necesarias estas legitimaciones. En ninguna otra cultura que se encontrará en mi opinión, un auto-construcción imaginaria de este tipo. En la era moderna, la violencia no es simplemente "algo dado", se convierte en un problema, es criminal.
Después, ¡"el techo se desplomará"! Un genocidio, una guerra total, sin precedentes, armas que pueden acabar con poblaciones enteras sin dificultad, asesinatos masivos y torturas en el nombre de un futuro radiante. ¿Cómo llegó a suceder? No entraña ningún misterio. A lo largo de la historia, ya se había dado el caso de sociedades que despreciaron aquello en lo que parecían creer. Tucídides describe la transformación de una sociedad, Atenas, relativamente civilizada en una horda de paranoicos e histéricos...
Si se intenta elaborar una fenomenología de la violencia, esta se despliega en tres formas diferentes en relación al cuerpo. Se puede querer destruir el cuerpo de alguien porque obstaculiza el camino (sea cual sea el lugar que se quiere alcanzar: el escondite de una caja fuerte, la capital de una país enemigo). La violencia que se emplea en ese caso no va dirigida contra un cuerpo en particular, sino que sirve para alcanzar un determinado fin. Porque esta violencia se refiere al lugar en el que se encuentra ese cuerpo, la califico de violencia localizadora.
Se puede igualmente querer el cuerpo de otro para hacer algún uso de él. Denomino esta violencia violadora; en general responde a motivaciones de orden sexual. La violencia localizadora busca deshacerse del cuerpo, la violencia violadora busca por el contrario poseerlo. Pero, existe una violencia que no tiene otro fin que la destrucción del cuerpo, y esto no como resultado o daño colateral de otra forma de violencia, sino como intención primera dirigida contra ese cuerpo. Llamo a esta última forma, violencia autotélica (es en sí misma su propio fin).
Nuestra literatura occidental nació, por lo demás, de la descripción de una culminación de la violencia autotélica: Aquiles no se contenta con matar a Héctor. Desea destruir su cuerpo. Cuando leemos lo que hicieron médicos alemanes a seres humanos que se les entregaron para fines experimentales, terminamos por darnos cuenta de que la mayoría de estos experimentos no poseían ninguna finalidad que se pudiera denominar «científicamente inteligible»; el objetivo no apuntaba sino a la aniquilación del cuerpo que se destruye porque se ostentaba el poder de hacerlo
La época moderna ha proscrito y perdido la percepción del vínculo entre poder y violencia. La violencia autotélica es considerada, en realidad, como una forma específica de locura (la figura del “asesino en serie” representa en las películas la palabra clave). Nos cuesta comprender los momentos en que la violencia autotélica determina una política. ¡Nos vemos entonces tentados a decir que las masacre de las poblaciones judías en Europa deben sin embargo tener un sentido!
Cuando se perpetran torturas horribles en una prisión argentina, nos parece atroz; sabemos lo que quieren los torturadores: informaciones para atrapar a los opositores. Pero ¿de qué se trata cuando personas son torturadas durante semanas y meses sin que siquiera les hagan la menor pregunta? No sirve de nada hacer como si la violencia autotélica no existiera.
Menos aún hay que negar que ella forma parte de las potencialidades humanas y que una mayoría de la gente la usa apenas puede. Lo que debiera tomar el relevo de las ilusiones no es entonces la esperanza en un porvenir radiante, sino una mezcla de miedo y de conciencia de uno mismo. Hablo del miedo en el sentido sartreano: el de saber que se ha fracasado y que lo que se ha producido puede reproducirse mucho más fácilmente.
En cuanto a la conciencia de uno mismo, se trata de darse cuenta de que la restricción de la violencia mediante la interacción, por el control de las instituciones y el control de los medios de que dispone el monopolio del estado sobre la violencia, ha representado probablemente el más gran progreso de la historia de la humanidad en términos de civilización.
Debemos atenernos a ello. A este compuesto de miedo y de conciencia de uno mismo se agrega la comprensión de los mecanismos susceptibles de sumir con un golpe de mano a una sociedad moderna en un estado de extrema barbarie, así como una sensibilidad por las consecuencias que pueden generar ciertos debates, como aquellos que pretenden relegitimar la tortura."

04 abril 2012

The Myth of the “Knowledge Economy”
por Alexander Cockburn (Counterpunch)

El mito de la 'economía del conocimiento'
"'En el siglo 21, el mejor programa contra la pobreza es una educación de primera clase'. El presidente Obama pronunció la célebre frase en su discurso sobre el Estado de la Unión de 2010, cuando millones de estudiantes de secundaria de todo el país se embarcaban en el ritual anual de elegir sus universidades preferidas y se preparaban para la gira obligada, con sus padres a la zaga, pálidos antes los gastos futuros.
La imagen es de los estudiantes de trabajadoras que salen de las aulas para hacerse cargo de empleos bien remunerados que exigen habilidades avanzadas en todas las áreas que pueden hacer grande de nuevo a Estados Unidos - sobrepasando a los chinos, japoneses, indios, surcoreanos y alemanes en el punto de decisivo de la alta tecnología que determinará las economías del mañana.
Esta batalla épica por el conocimiento comienza por la materia prima. Como una dosis de agua fría sobre este discurso altruista, vale la pena leer el libro que Josipa Roksa y Arum Richard han publicado recientemente Académicamente a la deriva: Aprendizaje limitado en las universidades. Los dos profes hicieron un seguimiento de 2300 estudiantes de 29 universidades, seleccionadas como representativas de las más de 2000 universidades de EE.UU. Como resumió Steven Kent en Daily Finance:
'Entre las conclusiones de los autores: el 32 por ciento de los estudiantes a los que siguieron en medio de un semestre no tomaron ningún curso que requiriera más de 40 páginas de lectura por semana. La mitad no tuvo ningún curso de más de 20 páginas. Por otra parte, el 35 por ciento de los estudiantes incluidos en la muestra estudiaron durante cinco horas o menos a la semana.
El alumno típico dedicó menos del 16 por ciento de su tiempo a actividades académicas, y estuvieron 'académicamente comprometidos' menos de 30 horas a la semana. Después de dos años en la universidad, el 45 por ciento de los estudiantes no mostraron aumentos significativos en el aprendizaje; después de cuatro años, el 36 por ciento mostró pocos cambios. Y en los estudiantes que mejoraron sólo se registran ganancias muy modestas. Los estudiantes pasaron un 50 por ciento menos de tiempo estudiando en comparación con los estudiantes de hace unas décadas.
Los estudiantes que se especializaron en los campos tradicionales de humanidades como la filosofía, la historia e inglés 'mostraron significativamente mejoras más altas en el pensamiento crítico, razonamiento complejo y destrezas de escritura a través del tiempo que los estudiantes de otros campos de estudio'. Pero, por supuesto, estos son los cursos y profesores que están siendo recortados sin piedad
.'"

03 abril 2012

Behind the Toulouse Shootings
por Tariq Ramadan (Counterpunch)

Detrás de los asesinatos de Toulouse
"En medio de la continua e intensa cobertura de los medios de comunicación y de la gestión de la crisis política, nuestra respuesta a los asesinatos de Toulouse se debe poner en la perspectiva correcta."

02 abril 2012


por Patrick Chappatte, Cagle Cartoons, The International Herald Tribune, (Truthdig)
"-Ok, hablaré con la oposición...
-...tan pronto haya acabado con ella."

01 abril 2012


por Bill Schorr, Cagle Cartoons, (Truthdig)
"Bienvenido
a Florida.
¡Pato!"